Bienvenidos, blasfem@s

¿Quién no ha tenido un momento en el que rebusca en el bolso, en los armarios, en el neceser, una de esas pastillas que parecen borrarlo todo? Después de una mala noche (o una muy buena), un día de trabajo intenso o cuando, simplemente, sentimos que la cabeza no nos da para más; cuando el cuerpo nos ha fallado, nos sube la temperatura, o cambia el tiempo y estornudamos, coincido con una amplísima mayoría de mis amigos en que solo nos viene una palabra a la mente: Ibuprofano [no, no me he equivocado, :P]. Ese medicamento que a veces parece mágico, pese a lo mucho que nos pueda doler a largo plazo el estómago.

Este blog pretende ser algo parecido, al menos para quien escribe. Un blister de píldoras contra el aburrimiento, el estrés o, por qué no, la melancolía [ya, me estoy poniendo dramática]. La idea es recoger aquí todo eso que, al menos a mi, me hace escapar de vez en cuando de la rutina, ya sea en un avión, en un vaso, con tenedor y cuchillo, en imágenes que acompañan cuando camino por caminar, o en artwork pachanguero, literalmente, de andar por casa.

Una vida social casi inventada, al fin y al cabo, para convivir con una misma. Si eres también un/a adicto/a a tomar analgésicos contra el tedio de forma compulsiva, quizá puedas probar esto. Quizá te guste, así que bienvenido/a, blasfemo/a. Porque con resaca, todos somos creyentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s