Tenoya

– ¡Tenoya!

Impresionante, parece que me ha reconocido.

– Quieres ir a Tenoya.

– ¡Sí! – grité, no vaya a ser que ahora no me oiga

Solo nos habíamos confundido seis veces en diecisiete kilómetros, no estaba nada mal. Así que decidimos ponernos en manos de Mari Carmen. Yo confiaba plenamente en ella, al fin y al cabo soy de ciencias y su voz sonaba incuestionable,… algo más que asertiva.

Advertí a Laura de mis sospechas sobre el carácter de Mari Carmen. No había problemas. “Yo estoy muy relajada”. Ya, ya. Nunca hay que creerse esas cosas, pero bueno, yo tampoco le conocía mucho y pensé que los comentarios que hacía del resto de los conductores, de la potencia del coche -insuficiente para su gusto-, de la calidad de la carretera y sus millones de baches, indicaba el típico nerviosismo que provoca mi presencia: ciento noventa y tres centímetros de altura que habían hecho 2.076 kilómetros para ir a verla cinco días después de conocerla en un bar en mi pueblo.

Mari Carmen me intimidaba un poco y, además, Laura no colaboraba, la verdad.  Directamente, no le hacía caso. Y claro, se cabrearon.

– Mira tía, te vas a ir a la mierda, pero tú qué te has creído. ¡Avísame antes, joder!

Mari Carmen, que hasta entonces se había mantenido correcta, se rayó. Se le fue  la pinza, le entró el siroco… Yo qué sé, todo de golpe.

– Gira a la izquierda

– Gira a la derecha

-Gira a la izquierda y a la derecha – Todo seguido, sin descanso.

– Dile a esa loca que se calle o la mato – Estaba ya claro que alguien se llevaba una hostia y yo tenía muchos boletos, ocupo demasiado, es fácil darme.

Había que hacer algo y rápido, así que opté por Laura, al fin y al cabo dormía en su casa y mi ordenador, cámara y ropa estaban allí. No había dudas.

– Mari Carmen: ¡tú, te callas!.

Reconozco  que no se lo esperaba y reaccionó bien. Se le veía herida pero, a pesar de su orgullo, no dijo nada. Se escondió en el bolso y ya no quise saber más. Yo nunca miro en los bolsos.

[Por S. Kerejeta]

Acerca de ljvaro

Tengo escritos tantos primeros párrafos que me faltan historias para publicarlos.

  1. Sebas

    ¡Muy bien editado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: