Los domingos son mentira V

Esos martes en los que abres un ojo desde el sofá y se te dibuja una sonrisa. No existen las horas de trabajo que quedan por delante, ni el insomnio de la noche anterior, ni el dolor de garganta de un cenicero lleno. Lo que existen son expectativas de pasear como una diva hacia la playa con los cascos puestos mientras ordenas la cabeza y la agenda. Entonces te levantas y cuando vuelves a girarte hacia la ventana con la taza de café en las manos, una nube te ha borrado el día de un plumazo y te enfría los pies. No fue más que un cebo. Lo peor es saber que este martes, que ya es el tercer miércoles, el sol volverá a salir cuando ya no puedas verlo.

[Otros domingos]

Acerca de ljvaro

Tengo escritos tantos primeros párrafos que me faltan historias para publicarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: