Lasaña saag aloo

Me duele la barriga un poco. He de reconocerlo. Llevo desde las 10.00 (hora canaria) comiendo curry, bechamel, yogur de coco, pipas peladas, papas fritas, confitadas… Pero realmente ha merecido la pena. Os presento The ultimate fusion recipe o, lo que es lo mismo, la receta fusión definitiva: Lasaña saag aloo.

Empecemos por el principio. Para quien no esté familiarizado con la cocina hindú, el saag aloo (mi plato preferido de esos lares gastronómicos) es un preparado de espinacas y patata con curry. La lasaña, bueno, todos sabemos lo que es. La mezcla pues consiste en elaborar una lasaña de espinacas utilizando para las capas láminas de patata en lugar de pasta y convirtiendo la bechamel en una crema de curry. Y todo mientras preparaba, por primera vez, un taller para chavales de instituto. De escritura. Escritura literaria. 2.0. Ahí es .

Confitando papas

Como diría el malo de 300: “No ha sido fácil, no ha sido rápido”. Es la primera vez que hago lasaña. Es la primera vez que preparo bechamel. Es la primera vez que hago un plato hindú. Es la primera vez que utilizo el confitado para preparar patatas [que luego he descartado] y que, en lugar de freírlas tal cual, las convierto en masa para luego pasarla por la sartén. Y, sorprendentemente, me ha salido un plato brutal. Para arrancar, recetas de saag aloo hay tropecientas y cada una con tropecientos ingredientes. Si nos vamos a la esencia, además de las espinacas, el ajo y la cebolla, nos quedamos [al menos yo] con el curry, la guindilla, pimienta, un toque de limón/lima, y un contrapunto frutal [encontré una que utilizaba polvo de mango, sustituible por chutney, que se vende hecho, pero es caro, y otra con leche de coco. Yo le eché un yogur, que sale por menos de 0,20 euros].

Hay que tener en cuenta una cosa: no tomo lácteos. Esto significa que nunca he probado una lasaña y que nunca he probado la bechamel [salvo en las croquetas de mi abuela, de las que me comía solo la cobertura refritilla]. La opción ha sido utilizar leche de soja. Y como me gusta el riesgo he utilizado, además, papas antiguas canarias [es posible que sufra hoy un atentado por no haberlas hecho arrugás con mojo, como manda Tinerfe], que son pequeñitas y súper monas porque tienen la piel rosita. Precisamente han sido las papas, y mis ganas de hacer lasaña o algo parecido, lo que me inspiró. Las trajo un compañero al trabajo y ahí llevaban varios días, así que ayer me decidí por fin a ponerme el sacopapas por bolso y llevármelas a casa.

Y como todo esto suena un poco raro hasta para mí [que acabo de terminar de cocinar], mejor vamos al lío.

[Atención: bomba calórica para los regimenistas]

[Caution: solo apto ante crisis de hastío vital, como cuando el tiempo en Canarias está nublado y no puedes ir a la playa]

Para una persona [qué se le va a hacer]: 6 euros [de los que te sobran ingredientes para dar de comer a unos cuantos amigos más]

– Leche [de soja], yo he utilizado un cuarto de litro, aproximadamente
– Harina
– Curry
– Un yogur de coco
– 5 papas pequeñas
– Espinacas [con un paquetillo de congeladas da para uno, pero, por favor, que no sean del Spar, que están malísimas]
– Piñones [yo utilicé pipas peladas porque no había, además, son más baratas]
– Ajo [un diente y medio] y cebolla roja [un cuarto]
– Una guindilla
– Aceite de oliva, sal y pimienta

Empezamos…

Bueno, lo primero que hay que preparar es la masa de patatas que luego se utilizará para hacer las láminas. Para eso lavamos y pelamos las papas [que con esa pielecilla que tienen las jodías canarias es un infierno] y las cocemos con sal y pimienta. Cuando estén blandas las sacamos y las colocamos sobre un buen trozo de film transparente. Cerramos el film y las machacamos, en plan puré. Antes de dar la forma de gracia, las salpimentamos. Vamos aplastando el puré hasta que quede en plan lámina y bien homogéneo y cerramos finalmente el film dándole forma de rectángulo alargado, para que la masa se quede en plan tira. A la nevera.

Lo siguiente es la bechamel de curry, que, como cualquier cocinero esmerado o aficionado con conexión a internet sabe, corre un doble riesgo: que sepa a harina y que quede con grumos. A mí no me ha pasado, pero no se me va a ocurrir dar trucos para hacerla porque no tengo ni idea. Al tema, echamos algo de aceite en la sartén, cuando esté caliente, añadimos un poco de harina, removemos, añadimos un poco más, y volvemos a remover. Todo esto con el fuego flojo, muy flojo, casi al mínimo. La cantidad que yo he utilizado ha sido la suficiente para cubrir el fondo de una sartén de 12 centímetros [lo que luego ha provocado que empezase a salirse todo mientras removía, es lo que tiene]. Cuando se haya formado una especie de masa empezamos a añadir leche. Al principio es probable experimentar un ataque de histeria al ver esa cosa pastosa llena de grumos que parece que no van a deshacerse en la vida. Se deshacen, hay que tener fe. Añadimos mientras removemos y removemos [con una pala de madera, nada de plástico ni de metal] mientras añadimos, y así hasta que consigamos una textura que nos mole, cremosita. Entonces añadimos el yogur, y… [exacto] removemos. Añadimos varias cucharadas de curry al gusto, y removemos. Y, por último, la guindilla machacada. Con todo bien mezcladito, lo sacamos y, aquí viene la trampa, lo echamos en un cuenco utilizando un colador, para deshacer los grumos [jejejejejejeje]. Añadimos un chorrito de aceite de oliva, unas pizcas de sal, cilantro [para quien le guste, yo lo aborrezco] y un chorrito de un gajo de lima. Y a reservarlo, sin meterlo en la nevera, que se espesa.

Ahora vienen las espinacas, que hay que cocer, sean congeladas o frescas. Un consejo: usar la misma olla que las patatas, porque el aspecto que presenta la cocina si no se reutilizan los utensilios lavados puede ser desolador. Cuando saquemos las espinacas, picamos la cebolla y el ajo y lo sofreímos un poquillos con fuego medio, hasta que la cebolla se transparente [no demasiado, que se pierde media vida] y el ajo esté doradito. Añadimos las espinacas y las rehogamos aderezándolas con un poco de pimienta. Antes de sacarlas, le añadimos los piñones [o, en su defecto, las pipas].

Ya tenemos todo por partes [paciencia], ahora viene lo bueno. En primer lugar, hay que tener preparada desde ya una superficie libre con los platos o bandeja [si vamos a darle al horno] para montar, lo suficientemente amplia para disponer todos los preparados. Sacamos nuestra macrolámina de patata y la cortamos en tres trozos cuadrados o rectangulares. Lo suyo es utilizar algún recipiente como molde para meter ahí la lasaña sin que se desmonte. Ponemos la sartén [antiadherente, que no me gusta nada el aceite] al fuego con un poco de aceite. Con cuidado sacamos con una espátula una lámina [tienen que ser finas o del peso se romperán en la sartén] y la freímos. Mientras, calentamos un poco la bechamel para que está más líquida y calentita. Cuando la parte de abajo esté dorada le damos la vuelta con extremo cuidadín de que no se parta, ayudándonos de otra espátula si es necesario. Esta es la base. Apartamos la sartén del fuego y colocamos la lámina frita [doradita] en el plato, le ponemos las espinacas y le echamos un buen chorreón de bechamel. Volvemos a freír otra lámina que colocaremos encima. Ponemos otro montón de espinacas y volvemos a echar bechamel. Y freímos la última lámina y cerramos el tema. Ala, ahora a recubrir con la bechamel a tuttiplen.

Por último, si no tenéis mi problema con los lácteos, supongo que podéis añadir queso, colocar unas pipas peladas por encima o unos piñones y una esquinita de patata [que me sobró] y ¡al horno a gratinar!

Por fin. Esto ha sido todo. ¡Ánimo mis valientes [que ahora queda limpiar]!

Acerca de ljvaro

Tengo escritos tantos primeros párrafos que me faltan historias para publicarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: