Agosto

También agosto es mentira. No es verano, solo la antesala del otoño, cuando ves que el sol ya no aguanta hasta las diez de la noche; cuando los días de vacaciones empiezan a contar hacia atrás en el calendario; cuando todo está hecho y ya apenas quedan sorpresas, igual que no queda melanina que se altere con los primeros rayos potentes de junio.

Antes de que la fiebre consumista acortase a dos semanas las rebajas, agosto era ese mes en el que se asomaban las mangas largas en las tiendas y ya empezabas a pensar cuándo estrenarías la primera camiseta de temporada.

Agosto es nostalgia y rutina. Rutina de julio, de terrazas y de sandalias. Rutina que se apellida septiembre.

Acerca de ljvaro

Tengo escritos tantos primeros párrafos que me faltan historias para publicarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: