Tres meses de vino y carne

En el local de los Gómez, dos hombres aguardan apostados en sendos coches durante la noche. “Estamos de obras, pueden bajar al otro que tenemos abajo”, salen al paso cuando se acerca un vehículo buscando el aparcamiento. Se está haciendo tarde e ir en busca de un guachinche, indicados con carteles de cartón manuscritos por entre los caminos sin asfaltar de los montes que brotan en el valle de La Orotava, en el norte de Tenerife, comienza a impacientar. Es octubre, y, recién terminada la vendimia, aún no ha salido nueva cosecha.

[Sigue leyendo de Canarias Ahora]

Acerca de ljvaro

Tengo escritos tantos primeros párrafos que me faltan historias para publicarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: