E-pístolas

Escríbeme hasta que me sangren los oídos
Cuéntame de todo aquello que no quiero escuchar
Destrózame con palabras, susúrrame caricias
que me ericen la piel
Háblame. Tócame desordenando letras
Haz que bailemos un tango de ismos
y que vaguemos por conversaciones que no hemos tenido aún
Déjame leerte, cada noche, cada mañana
Permite que te borre y te rescate para volver a sentir
Descríbeme. Dime que tu mano redacta mis suspiros
responde que tu lengua [se] enreda en mi cabeza
Háblame, aunque finja que he dejado de leerte

Quiero un prólogo eterno
de besos torpes y avergonzados
mientras garabateo una hoja en blanco
como si fuera tu espalda

Convierte tu pluma en yemas
y déjame un mensaje en el costado, entre las piernas, en la garganta
ahogado
Redacta un día sin punto y aparte
Llena el reloj de comas
y señala con tildes los silencios
Transforma las palabras en juguetes
solo para que nos entretengamos
Tradúceme en un libro abierto, en tu diario, en un crucigrama resuelto
Tócame con tu prosa en borrador, con los versos que aún no imaginas
Tócame mientras me hablas, que yo
mientras te leo
te miro

[Mayo, 2013]

Ansía

El amanecer, tarde, tenue, en el horizonte, no es consuelo
el cielo claro pesa ya tanto como la noche que no levanta,
ansiada solo como excusa

Cerrar los ojos ávidos cuando la esperanza interrumpe el sueño
late en mi pecho el recuerdo de tu ausencia, vacío de mi,
la nada viva, en movimiento

Palpitan las ganas, no encuentran el camino aquel que anduve y
el cuerpo encalla arrastrado por un nudo en el estómago.
Vomito aire. Espiro

Levanta, me digo, y la respiración acelerada precipita al fondo
del abismo
que soy yo

Love & war

“…at some visceral level the soldier intuitively understands this and is very, very frightened when he has to turn his back to the enemy”

Dave Grossman, ‘On Killing. The psychological cost of learning to kill in war and society’

Aracnofobia

Te alcanzo de mil maneras
te llamo a gritos, indignada
te lloro, me enfado, te enfadas

Te sonrío en la distancia, cuando te pienso
te abro huecos, y puertas, y ventanas

Te alejo, me alejo
para encontrarte
te extraño, te des-conozco

Cualquier cosa, para olvidarme; cualquier anhelo, para acercarte

Te atrapo, te atrapo
como una araña
de esas que aparecen por toda mi casa
me aferro, te aferras
a la tela de mis neuronas

a un recuerdo que no fue
a un calambre que aún padezco
a un pellizco que me duele, (¡cómo duele!)
a la sal que me recubre

me paraliza
como estatua

Te pienso, ¿me piensas?
me destrozo los dientes cuando te presentas
me obligo a soltarte y no puedo, tengo ocho patas

me encaramo, te envuelvo
me obsesiono, te aborrezco

Te quiero

(Sin)Palabras

He intentando escribirnos y no me sale. Como si nunca hubiésemos existido. Somos una página garabateada, sin relato.


Quiero un presente de indicativo. Presente sin nostalgia.


Me dueles como un miembro amputado
mientras te pienso
en mi cabeza
echas raíces que no van a florecer


Cuando salga el sol
y empuje la luna
Cuando salga el sol
y el disco mengüe
Cuando salga el sol
que queme las nubes
En rojo. Te espero.